La Compañía

EXTREMUS DANZA es una compañía de Flamenco y Danza Española contemporánea, dirigida por la coreógrafa Eva Moreno, con arriesgadas propuestas que utilizan el Flamenco para acercarse y reflexionar sobre situaciones de nuestra actualidad, denunciando injusticias o tabús sociales.

Su primer espectáculo Pared con Pared abordó en 2005 la violencia machista y fue reconocido con el Primer Premio del Certamen Nacional de Directoras de Escena Ciudad de Torrejón y el Segundo Premio de Coreografía del Certamen de Danza Española y Flamenco de Madrid.

De 2006 hasta 2012 se para la actividad por maternidad de Eva Moreno.
Extremus Danza ha realizado el Proyecto ¡A QUELAR!: Proyecto de inclusión social a través de un programa de Formación Artística en Baile Flamenco, realizado con los jóvenes de la comunidad gitana de Riba-roja de Túria durante los años 2012, 2013 y 2014, con la colaboración de la Asociación Gitana AMAL.

En 2015 Extremus Danza, estrena PRINCESAS o comerse la vida, llamando la atención de la sociedad sobre los trastornos alimentarios: bulimia y anorexia, fruto de una larga investigación que ha dado lugar también a un riguroso programa educativo. PRINCESAS o comerse la vida ha recibido el apoyo del Conservatorio de Danza de Riba-roja de Túria y del Auditorio Municipal de dicha Ciudad y cuenta con la colaboración de la Asociación AVALCAB.

En 2017 estrena LAKATA, una experiencia sensorial, Espectáculo Flamenco para espacios no convencionales, en el que, a través del desarrollo de una cata de vinos, la compañía investiga un nuevo formato de intimadad con el/la espectador/a, porque el Flamenco nació para distancias cortas.

En el 2018, sigue trabajando en la programación de PRINCESAS o comerse la vida  y LAKATA, al tiempo que desarrolla el proyecto ¡A QUELAR, Cabanyal!, financiado por la Obra Social La Caixa, dentro de su programa ART FOR CHANGE. El programa ofrece una experiencia de creación integral a más de 60 niños/as y jóvenes gitanos/as del barrio del Cabanyal, que les acercará al mundo del arte y la creatividad y también reforzará sus competencias básicas como el autoconocimiento y la autoestima, articulando la trama social y creando vínculos y nexos entre los y las residentes del barrio del Cabanyal.